¿Un aceite de oliva con trufa negra? En ben·BO reinventamos tus platos

Es probable que se te haya hecho la boca agua y hayas empezado a imaginar ensaladas, carnes, pastas, risottos, tapas e incluso pizzas y hamburguesas con el sabroso toque gourmet que aporta la trufa a todos los platos.

Si es así, te invitamos a conocer un poco más sobre este aceite de oliva con trufa negra que debuta en ben·BO Essència Mediterrània y al que le auguramos un éxito mayúsculo en el mundo de la cocina (y en la tuya, por supuesto).

¿Qué tiene de especial la trufa negra de nuestro aceite de oliva?

Vaya por delante que todas las trufas negras son sensacionales, pero es cierto que algunas destacan entre la multitud. Y esta es, sin duda, la trufa que hemos reclutado para nuestro aceite. Lo cierto es que en Lérida se concentra cerca del 70 % de la producción de trufa española.

Quizás ya sepas que la trufa negra (Tuber melanosporum) es un delicioso hongo subterráneo cuyo crecimiento es posible únicamente con raíces de ciertos árboles o arbustos como, por ejemplo, el roble, la coscoja, al avellano o la encina. Así que es posible que al toparte con un encinar, si eres un entusiasta de la trufa negra, te dé por imaginar todas las suculentas maravillas que esconde en sus entrañas.

Es cierto que su precio no es precisamente económico, pero debes tener presente que únicamente son necesarias unas ínfimas cantidades (en finas láminas o ralladas) para que empiece a obrar su magia. De hecho, es capaz de potenciar el sabor de cualquier plato que se le ponga por delante. Por eso, los más reputados chefs adoran la trufa y le reservan un papel, por pequeño que sea, en muchas de sus elaboraciones. Sin ir más lejos, Martín Berasategui, uno de los grandes espadas de la cocina española, lleva 20 años rindiéndole pleitesía a la trufa negra en su restaurante.

Y si pasamos revista a sus virtudes, verás que la pasión que sienten los sibaritas de la comida por la trufa negra está más que fundado ya que nos aporta selenio, potasio, hierro, sodio, vitaminas del grupo B, vitamina C, y un gran aporte de agua. Hasta tal punto que la Fundación Española de Nutrición (FEN) recomienda su consumo. Ahí, en la web de la FEN, nos la definen como un hongo lleno de “fragancias minerales, de musgo y de madera húmeda, con un olor divino y embriagador”. Estas son las algunas de las bonitas palabras que le dedica a la trufa negra este organismo y no, no hemos añadido ni un adjetivo más.

Pero ¿por qué la trufa negra es tan cara?

Es probable que no sepas por qué se cotiza tan alto ese hongo con ínfulas. Lo entenderás de inmediato. Su alto precio se explica por las condiciones de cultivo y su escasez. Desde que se cultiva hasta el momento de su recogida transcurren de nueve a once meses bajo tierra, además de las particularidades de su recolección que exige perros adiestrados. Antes empleaban cerdos que las buscan por puro instinto, pero el olfato de los canes no tardó en revelarse como un infalible radar.

Si a este manjar le sumas las bondades del aceite de oliva virgen extra de una calidad excepcional, la delicatessen se eleva al cubo. Por este motivo, en ben BO Essència Mediterrànea hemos ideado este innovador producto de aceite de oliva virgen con trufa negra para que lo disfrutes y lo paladees en tus platos. Definitivamente te vas a convertir en el Martín Berasategui de tu casa...

Comments (0)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.